Publicado el Deja un comentario

Cuidar de una herida grave en casa

Las heridas graves no se curan de la noche a la mañana. El cuerpo puede tardar semanas en generar tejido nuevo. Por lo tanto, cuando salgas del hospital o de la consulta de tu médico, es importante que te cuides bien la herida cuando estés en casa para prevenir las infecciones y minimizar las cicatrices.

Puesto que las heridas pueden ser muy distintas entre sí, tu médico te dará instrucciones para cuidarte cuando salgas del hospital y vuelvas a casa. En la mayoría de los casos, los médicos piden a sus pacientes que:

  • Mantengan la herida cubierta con una gasa limpia hasta que deje de segregar líquido. El médico o el enfermero te dará instrucciones sobre cómo debes cambiarte la gasa y con qué frecuencia.
  • Esperen de dos a cuatro días después de la operación antes de ducharse. Puesto que cada caso es diferente, pregunta a tu médico o enfermero qué deberías hacer antes de volverte a duchar.
  • Eviten bañarse en la bañera o nadar en piscinas hasta su próxima visita médica. La suciedad del agua podría colarse en la herida y contaminarla. Además, existe el riesgo de que la herida se te abra si se moja demasiado.
  • Traten de mantener a las mascotas alejadas de la herida.
  • Eviten toquetearse, manipularse o rascarse las costras. Una costra puede producir picazón mientras la piel que hay debajo de ella se cura, pero si te la toqueteas o te la rascas, podrías arrancar la nueva piel que se te ha formado debajo. Entonces, la herida tardaría más en curarse y dejaría una cicatriz mayor.

Nuestros cuerpos dependen de las vitaminas y de los minerales para curarse. Intenta comer alimentos saludables (sobre todo, grandes cantidades de frutas y verduras ricas en vitaminas, así como proteínas magras) mientras se te vaya curando la herida. Bebe mucha agua y come alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales para evitar el estreñimiento. (El estreñimiento puede ser un efecto secundario de los medicamentos para el dolor).

Tu herida podría sanar deprisa, pero las cicatrices pueden tardar más tiempo. Si tienes una cicatriz gruesa, intenta masajear la zona con una loción o con vaselina. Esto ayuda al colágeno a mezclarse con la elastina de la piel circundante, lo que puede reducir algo la cicatriz. Pero, antes de masajearte la herida, pregúntale a tu médico o enfermero si es conveniente que lo hagas.

Comparte con tus amigos
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *