Publicado el Deja un comentario

CLAVES EN EL ESTUDIO DE LA PISADA. TODOS LOS DETALLES QUE DEBÉIS SABER

El estudio biomecánico de la pisada, normalmente se divide en cuatro fases que contaremos a continuación:

  1. Entrevista clínica con el paciente.
  2. Exploración articular y muscular.
  3. Exploración en estática.
  4. Exploración en dinámica o en movimiento.

ANÁLISIS DE CADA FASE

Estas son las cuatro fases que deberéis tener en cuenta siempre que os hagáis un estudio de la marcha.

  1. ENTREVISTA CLÍNICA CON EL PACIENTE.

En esta primera fase, para muchos profesionales sanitarios y en este caso, el podólogo, es de las más importantes. Dedicar el tiempo necesario a escuchar a nuestros pacientes, ¿Dónde le duele? ¿desde cuándo? ¿realiza algún tipo de deporte? ¿has llevado plantillas anteriormente?, nos permite acercarnos al diagnóstico para posteriormente en las tres fases restantes del estudio de la marcha, poder confirmar nuestro diagnóstico:

  1. EXPLORACIÓN ARTICULAR Y MUSCULAR.

Consiste en una exploración exhaustiva en camilla de todas las articulaciones del aparato locomotor así como de su musculatura que interviene en ella en busca de alteraciones o movimientos articulares anormales. Por ejemplo, valorar si existe una pierna más larga/corta que la otra que pueda ocasionar dolor de espalda, si existe limitación de movimiento de tobillo dado que está muy relacionado con la fasciopatía plantar. En caso de que exista dolor, en esta fase de la exploración, conoceremos su localización y su intensidad y así podremos descartar otras patologías o lesiones frecuentes.

  1. EXPLORACIÓN EN ESTÁTICA.

Una vez realizada la exploración en camilla, pasamos a explorar al paciente de pie o lo que se llama también valoración en estática. Es el paso previo al estudio en movimiento, en esta fase valoramos al paciente de pie y realizamos test o maniobras clínicas que nos permiten conocer el futuro comportamiento de los pies durante la marcha o carrera.

  1. EXPLORACIÓN DINÁMICA O EN MOVIMIENTO.

Esta cuarta fase es, junto a la entrevista clínica, la más importante. Cuando hacemos andar al paciente, nos permite visualizar el funcionamiento de todas las articulaciones del aparato locomotor a la vez, todo en uno, pudiendo observar desviaciones o alteraciones en el caso de que existieran. Para hacer un estudio meticuloso de la carrera pueden utilizarse también cintas de correr que nos permiten valorar con precisión el comportamiento de cadera, rodilla, tobillo y pies durante la carrera.

En la actualidad, existen diferentes dispositivos tecnológicos como pueden ser las plataformas de presiones, sensores inerciales o grabaciones a cámara lenta que nos ayudan durante el estudio de la pisada, pero lo fundamental es el ojo clínico y los conocimientos del especialista los que nos llevarán a un buen diagnóstico. Con toda la información, se emitirá un informe en el que se determinará si existe alguna alteración que deba ser tratada o simplemente dar recomendaciones sobre el cuidado de nuestros pies.

DUDAS Y PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE EL ESTUDIO DE LA PISADA:

¿SE DEBE REALIZAR UN ESTUDIO DE LA PISADA SOLO CUANDO HAYA DOLOR?

Un error muy frecuente en los runners es no hacerse un estudio de la pisada simplemente porque no hay dolor. Cualquier persona que quiera iniciarse en el running, debería acudir a su especialista y pedir un estudio de la pisada. Aunque no haya dolor, pueden existir alteraciones en la carrera que a la larga puede acarrear problemas. Incluso si nuestro especialista, nos realiza el estudio de la pisada y nos dice que está todo correcto, es importante recalcar que también nos puede asesorar sobre el calzado deportivo y cómo prevenir lesiones.

¿SOY PRONADOR O SUPINADOR?

Estos dos términos han llevo de cabeza a muchos corredores, que como ya hemos comentado anteriormente, son asesorados de manera errónea por personal no cualificado.

Los términos pronador y supinador, no se puede considerar un diagnóstico, la supinación y la pronación debemos de saber que son movimientos fisiológicos, por lo que todas las personas pronan y supinan. Ahora… hay casos en los que dichos movimientos son muy excesivos y fuera de lo normal. Estos movimientos anormales, pueden ser la causa de alteraciones en los pies o dolor en rodillas y caderas, por lo que recomendamos acudir al especialista para realizar un estudio de la marcha y nos informe sobre cómo andamos o cómo corremos y si necesitamos tratamiento o simplemente asesoramiento de calzado y prevención de lesiones.

Comparte con tus amigos
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *